viernes, 27 de enero de 2017

Los Tubos ahumados

Llegué a las 8:30 justo y no aparecía nadie así que estaba dudando si partir solo o volver a mi casa, cuando aparece José Salinas en su Jeep rojo. Un rato de conversa nos bastó para darnos cuenta de que seríamos los únicos ese día. Le propuse ir a los tubos y partimos en mi auto.

Al llegar al estacionamiento de la ermita ya habían muchos autos de ciclistas, así que estacionamos por detrás, junto a una caseta de la Municipalidad de Lo Barnechea.

compuerta arriba de los tubos
Partimos caminando en animada conversa, el aire estaba denso, opaco y con mucho olor a humo.
El puente metálico que está al lado de la casa de máquinas está con muy pocas tablas, se nota que las han sacado, quizá para dificultar que entre gente al cerro.

la compuerta misma
Pasando el puente y la pasarela metálica, iniciamos la subida en parte improvisando ya que los senderos se han borrado bastante.
Llegamos a la base de los tubos, donde está la bocatoma y seguimos hasta la caseta de la antena abandonada.

vista hacia el sur
José me comentaba de su cambio de trabajo reciente, lleva solo una semana en su nuevo cargo, y de como esto le ha significado un reacomodo de muchas rutinas. lo que sin duda será muy favorable.
Pasamos la antena y seguimos, el humo a ratos se hacía menos denso y alcanzábamos a divisar algo de cielo azul entre medio de la capa gris que está cubriendo casi todo el centro y sur del país.

José Salinas
La tierra está seca, la vegetación nativa adaptada a este clima resiste el aire seco y caliente, la falta de agua. Es impresionante como subsisten e incluso florecen plantitas por todas partes, algunas diminutas, pero con un papel que desempeñar en el complicado y frágil equilibrio ecológico. Pensamos todo esto mientras Chile arde por los cuatro costados, pensamos en cuantas formas diferentes de vida se  pierden con un incendio, vegetación, insectos, reptiles, animales de todo tipo, pájaros y muchas veces tantos años de  trabajo de personas, familias que en minutos pierden todo.

vista de la ruta
Da que pensar el que el trabajo de los seres humanos consiste principalmente en alterar en forma sistemática y permanente la naturaleza, si pensamos en cualquier actividad, todas de una forma mas evidente y algunas, las menos, de forma mas silenciosa, alteran la naturaleza. Esa alteración no es gratuita, ha terminado por modificar muchas variables que lenta pero sostenidamente nos tienen viviendo en un medio ambiente diferente, y lo más increíble es que ahora nos sorprenden esos cambios.

canal surtidos de aguas entubado
El paseo al cerro cada domingo quizá nos muestra esta realidad en forma más nítida.

Después del corto descanso emprendimos la bajada, esta vez cargándonos hacia el poniente para evitar la pendiente abrupta de la cara norte del cerro de los tubos.

Como siempre un exquisito paseo que nos dejó las pilas cargadas para el resto de la semana.

(texto y fotos de Eugenio Lagos)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario