domingo, 16 de julio de 2017

Un blanco día de cerros por Las Varas

Hacía 46 años que no nevaba tanto en Santiago. Santiago amaneció completamente cubierto de nieve. En mi casa, se veía nieve en los techos y en el pasto abajo.

Al llegar al punto de encuentro, entre el auto y la vereda, rumas de nieve.
Caminaríamos sobre nieve todo nuestro trayecto de subecerros, lo sabíamos.

Soledad, José y Pancho
Llegamos al punto de encuentro cuatro: José Manuel Salinas, Pancho, la Soledad y yo, Gabriel.
Destino consensuado, Las Varas.
Transporte, el auto de José.

huellas
Hubo un evento en el punto de encuentro, causado por una mujer joven, que se instaló en la mitad de la calle, siendo que el tráfico a la nieve era intenso.
Se metieron un par de guardias Municipales a sacarla de ahí, a lo que ella se resistía y después llegó un carabinero.
Ella discutía y se resistía y fuimos con la Soledad a ver si podíamos aportar algo. Ella figuraba en manga corta sin más vestimenta que una polera. Trajeron dos polerones, que se supone eran de ella y ayudamos a ponérselos, cosa que no era tan fácil
Le pregunté que había tomado, pues parecía borracha. me dijo "de todo" y que era drogadicta.
Bueno, ayudamos un poco y nos fuimos, recomendándole que aceptara el ofrecimiento del carabinero de llevarla a casa.

José, la Soledad y Pancho
Optamos por llegar al tranque y de ahí seguir por el camino de las torres, lo que haría nuestro paseo, bastante horizontal. La razón de ello es que la nieve le ponía al caminar una dificultad adicional, aparte de las distracciones frecuentes, por las huellas de los animalitos y aves del cerro, que nos deteníamos a dilucidar.

Pancho
Un video de la articulación del hombro que yo había mandado en mis envíos semanales, dio para hablar de anatomía y su maravillosa ingeniería, que esconde un arquitecto pensante y una capacidad de reproducir el diseño en forma casi idéntica en 7 billones de humanos. Qué capacidad hace eso ?
Me resistía a aceptar la respuesta de Dios que uno de nosotros propuso, pues con ello me tranquilizaba y dejaba de tener la pregunta en la mente.
Conté que el asombro que yo experimentaba en un curso como ese, no lo veía en la profesora que se reducía a pasar nombres y funciones, con frialdad.

Soledad
Bueno, de ahí pasamos a hablar de Dios, religión y espiritualidad. Tema que me resisto a reproducir aquí. Hay diferencias importantes en nuestros grupos, cosa que maravillosamente, no produce fricciones ni divisiones. La diversidad se acoge aquí, está claro.

José Manuel
Llegamos a un punto, donde se presentó la alternativa de bajar por unas casas y devolvernos por la carretera, cosa que propuso Pancho, pero no fue acogida.
Hicimos nuestro alto de cumbre ahí, donde nos comimos los alimentos que llevábamos y descansamos un buen rato, algunos sentados en algunas rocas que emergían de la nieve.

todo nevado
Y de vuelta por la misma ruta. Con Pancho nos alejamos adelante y detrás venían la Soledad y José en animada conversación.

Pancho
Llegamos al auto, pagamos y de vuelta a casa, apreciando la comodidad del vehículo, su buena música y temperatura.

Un día blanco memorable, despejado, de caminata en animado grupo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario