lunes, 3 de julio de 2017

A Las Varas antes de ir a cumplir nuestro deber ciudadano

Llegan al punto de encuentro Pancho, Dirk, la Soledad y yo, Gabriel.
Era día de Primarias, de ir a votar; y día de la final de fútbol, en que jugábamos a las 2 con Alemania en San Petersburgo.
Decidimos hacerla bien corta.

Por eso no fuimos a Las Varas, con la idea de solo llegar a la canaleta y volver para estar a las 12:30 en los autos.

El día estaba precioso; despejado, aire tibio y más tarde casi caluroso, transparencia del aire como nunca y viento, buen viento. Fue un día glorioso. Agradecimos de estar ahí, varias veces.

la Soledad y Dirk
A la Soledad le sonaba demasiado el teléfono. A veces contestaba, a veces la dejaba pasar.
Qué pasa ?
Sentados ya en la canaleta, comiéndonos las viandas, nos dijo lo que pasaba: estaba de cumpleaños. Saltamos a abrazarla y felicitarla.

Pancho y Dirk
Recuerdo haber comentado mucho la celebración del día anterior, de los 48 años de matrimonio de Dirk, adonde habíamos ido Pancho y yo.

Poco hablamos de política y de fútbol.

la Soledad, Pancho y Dirk
Una cosa que no olvidaré fue cuando la Soledad contó que el slogan de su colegio, las Monjas Inglesas, era "El deber ante todo, el deber siempre".
No podía creerlo. Yo me dedico al coaching y mucho me toca sanar a las personas de ese slogan, metido en el sistema operativo. No saben cuanto los debilita y distorsiona, el darle prioridad a mandatos externos y no a sus propias tripas y pareceres, a los que no logran después acceder.

Pagamos a la bajada, al auto de Dirk y de ahí a nuestros autos. Y yo al menos, al lugar de votación.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario