lunes, 17 de noviembre de 2008

Fiesta en el cerro


El ritmo natural de las cosas nos hizo juntarnos más temprano este domingo y madrugar despertando al alba para estar a las 8 en la bencinera Terpel, los llamados hicieron buen efecto en estos caminantes ya que puntualmente, a las 8:10 salimos rumbo a una nueva ruta. Personalmente desperté esa mañana alrededor de las 5:30 am a la hora en que los pájaros comienzan a cantar en coro, ahora sé que su canto fué un preludio de lo que horas después, ibamos a vivir en el cerro.

El cerro estaba ruidoso, el reino animal estaba de fiesta, mientras las chicharras hacian la percusión... , bichos, mosquitos y mariposas de múltiples colores bailaban por doquier, la familia vacuno estaba de paseo y observaban absortos estos desplazamientos que nos incluian. Fuimos testigos también del glorioso almuerzo de un bicharraco deborando a una pobre chicharra.


Abundantes conversaciones de negocios sostuvieron arriba la Ana María y Pancho quienes trabajan en rubros comerciales comunes y como el ánimo de fiesta ya nos había contagiado, improvisamos un negocio colectivo que comenzó con simples platos y alimentos que paulatinamente derivaron en finas y sofisticadas recetas, finalmente la idea de crear un restaurant cultural que incorpore las explicaciones del porqué, cuando y cómo de las comidas !seria genial!. Parece que el saber cosas se ha vuelto algo muy necesario.

Y si de relaciones comerciales se trata...¿porqué no hablar de relaciones humanas? Gabriel nos cuenta de un video en Ted de Hellen Fischer, una antropóloga que se ha dedicado a investigar las emociones y especificamente la etapa de enamoramiento de las parejas. Mientras habla yo no puedo dejar de preguntarme ¿Porque todo lo romántico se transforma en químicos en los cuerpos?... es un tema que me resisto a creer.

Que en estos tiempos de tantos avances tecnológicos, los descubrimientos producto de serias investigaciones científicas, cada día nos sorprenden más especialmente cuando hablan del ser humano y sus conductas. Pero esto de evolucionar o de crecer tiene también sus desventajas...acaba con la poesía, con el romance y con los sueños.

El postre de esta fiesta lo vivimos durante la bajada hacia el agua, luego nos damos un buen chapuzón en una poza, lo fresco vuelve al cuerpo y se queda puesto para bajar mojada que es una delicia.


2 comentarios:

  1. Excelente Rebeca; esto ya empieza a ser un complemento, pues aparece la música, los videos, y esas fotos que congelan aspectos relevantes de esos momentos.
    Que buen recuerdo y que buena extensión que además conecta y espero, motive a los que no fueron.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Que romántico y colorido comentario!!!! Solo pienso que mientras se dejaban tocar por la naturaleza, bichos y conversación entre amigos. Yo estaba rodeada de cajas, polvo y mis más amados seres queridos. También funcionó la química, pues después de tan arduos días de esfuerzo, nos sentimos felices, comunicados y amados en familia. Un abrazo a los subecerros!!!!
    Mabel.

    ResponderEliminar