lunes, 25 de enero de 2010

El incendio


No se los dije
Cuan profundo llegó el incendio
Todo cenizas
Todo escombros
El alma negra
Un pedazo de nosotros también se quemó
El alma hecha fuego por unos días
Oscuridad
La sensación de lo efímero
La fragilidad hecha carne
La indefensión
Lo incontrolable
El desconcierto
Una parte de nosotros se fue con ese incendio
Ya no somos los mismos
Nuestra quemada alma advierte nuevas señales
Nuestro pasar súbitamente suspendido en el aire entiende de tornados
No es la resistencia
Es el descubrimiento de lo inevitable
De los caminos de la vida
La certeza de que no necesitamos más que amor
Que podemos salir adelante a pesar de todo
La certeza de lo difícil de abrirse camino
Es el fuego hecho realidad
Son las llamas que todo se lo llevan
Las cenizas que no dejan espacio para la confusión
La realidad es tan patente que no debemos cesar de buscar la magia
Ahí en algún lugar de ese incendio murieron por un momento nuestras esperanzas
El fuego intentó consumirnos
El dolor quiso conquistarnos
Pero somos más que ese calor
Despertamos súbitamente
Estaremos preparados para cuando quiera volver
Con el tiempo encontraremos las razones
Sabremos donde buscar vida.

Publicado por Andrea Balart Armendariz, hija de Pancho, en su blog.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario