viernes, 23 de noviembre de 2012

Algunas Subecerros en la Patagonia


Paula, Janett, Chepa y Manena en el río Baker
Los muchos intentos porque resultara un paseo de los Subecerros a Mallin Colorado dieron un espléndido resultado este mes de noviembre. El fin de semana pasado llegaron hasta estas latitudes la Janet Fuentealba con su hermana Chepa, la Manena Fontova y la Isabel León, amiga de la Manena. Bajo la infatigable coordinación de la Janett, el grupo salió tempranito de Santiago, llegaron a mediodía a Balmaceda y comenzaron su aventura patagónica. Ese mismo día yo había salido de Mallin Colorado a las 6.30 de la mañana, me fui a Coyhaique a hacer múltiples compras y abastecimientos, cuando cruzando la calle principal me las encuentro muy sentadas a todo sol en un rico restaurant del centro. Grande fue la emoción de vernos, nos tomamos una linda foto bajo el sol coyhaiquino y nos despedimos hasta Mallin Colorado.
Bajo el radiante sol de Coyhaique
Luego de varios percances propios de la actividad, llegué cerca de las 12 de la noche de vuelta al lodge, así que nos encontramos al día siguiente en el comedor tomando desayuno. Las chiquillas habían llegado empolvadas enteras, habían visitado la catedral de mármol con mi amigo Pedro Contreras y habían sido muy bien atendidas por el equipo de Mallin Colorado. Estaban listas para comenzar con la primera caminata cerro arriba por el sendero que comienza al lado de mi casa. Con sus buenas aguas, zapatillas, bloqueadores, repelentes de mosquitos, anteojos de sol, bastones, etc etc. partieron y a los cinco minutos las veo de vuelta. La Janett se había enterrado en el barro, ¡es que ha llovido muchísimo últimamente!, y venía a cambiarse zapatillas. La subida no fue fácil, entre el barro y los mosquitos, reconocen que sufrieron, incluso  a los pies del precioso Cordón Contreras y muy a pesar de las bellas vistas que se aprecian desde el sendero. Como siempre, me imagino que las conversas fueron lo principal...bueno, no les paró la lengua durante todo el viaje, eso me consta. Y hubo un cargamento más o menos grande de tallas y risas.....


Al día siguiente partimos junto a los chiquillos que trabajan en Mallin Colorado a conocer el río Baker, la confluencia del Baker con el Neff, cruzamos el puente colgante sobre el Baker Pasarela El Manzano y volvimos a cruzarlo en la barcaza llegando  a Cochrane que tiene un ingenioso sistema de avance mediante la corriente del río. Por la tarde hicimos una buena caminata a orillas del río Cochrane, en el Parque Tamango, donde habita una pequeña población de huemules, que están en extinción. Partimos cuales turistas en safari en busca del animal que decora nuestro escudo nacional, en absoluto silencio, hasta que en la punta de un monte, enmarcado en unas blancas nubes, vimos a un ejemplar de pie observando su entorno.

Fue tanta la emoción y tan clara la vista del animalito, que se produjo una suerte de silencio admirable, nos mirábamos con caras de sorpresa y emoción, a puras muecas para no hablar y terminar con ese momento sublime de observación de la naturaleza. El huemul es un animal patagón, lento, pacífico a destajo, atento, silencioso, amigable. En un momento se movió, bajó a tomar agua y quedó a pocos metros del atónito grupo. No se movía, así que con más confianza nos acercamos y sacamos muchas fotos de bastante cerca, todas en silencio, hablando con muecas,  jejeje entre emoción y ganas de no querer perder un segundo de ese momento único.
La presa del día, el manso huemul

La caminata continuó cerro arriba, cerro abajo, por un sendero muy bien marcado y con preciosas vistas sobre los áridos cerros de Cochrane y hacia abajo sobre el río Cochrane de profundo color azul. Con un ánimo infatigable, las chiquillas Subecerros llegamos a una roca alta, con una excelente vista sobre río y sus tonos azules, verdes, calipsos en las orillas....los jóvenes que trabajan en Mallin Colorado, bajaron al río y se bañaron....desnudos, según dijeron. Por cierto no había un alma en los alrededores, éramos prácticamente los únicos en el parque.
La Janett y la Manena en el parque Tamango
La Chepa saludando con el lago Cochrane al fondo y el río Cochrane más cerca
Cada caminata dio para risas, conversas, tallas y emociones ...también hubo silencios el fin de semana, silencios rodeados de mucha belleza, y mucha admiración, por el colorido del Baker, la cercanía del huemul, el calipso de las catedrales de mármol. 


Yo disfruté de ver a mis amigas Subecerros en mi lugar, en mi Mallin Colorado. Espero que haya muchos caminantes y amantes de las montañas y buenas conversas que se vengan a conocer esta hermosa región de Chile. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario