lunes, 19 de noviembre de 2012

La vuelta del Club Ecuestre al revés

Diez nos reunimos al lado de la ex YPF, que hoy se encuentra con trabajos fuertes de movimiento de tierra, por lo que la apertura de la bomba, creemos es cosa de poco tiempo.

Añadir leyenda
Pancho, firme ahí, yo con las Duracel al 20% después de dos trasnoches seguidos bien comidos, la Isabel con Eugenio, la Marisol Rozas, la Antonia Staforelli, Blanca, una amiga de la Marisol, la Consuelo, y esta pareja de la que en este momento no me acuerdo de sus nombres, que llegaron en moto.

Optamos por la misma vuelta del domingo pasado pero en sentido contrario. Dejamos parte de los autos en el estacionamiento del Mall de La Dehesa y nos fuimos al estacionamiento del Club Ecuestre Internacional.


La primavera sigue bullendo, con una vegetación a nivel de piso robusta, alta y florida. Los bichitos que vuelan en abundancia y los pájaros felices con tanto alimento. Sol radiante, brisa fresca, calor amistoso.

Lo principal del día serán las conversaciones.


La más importante para mi fue esta de SER, de que te dejen ser, y algunos que van quedando que tratan de imponerte como debes ser, según reglas estrictas que vienen de otro lado en relación al propio ser.

Esto me recuerda esa antigua frase de la época de Shakespeare, To be or not to be. Y pienso, la verdad seguimos en los mismos temas. No nos dejan SER. Nos dicen "bien" o "mal" a todas tus conductas. Hasta cuando !


Dejémosnos SER de una vez por todas !

Esa fue una.


Pasé al par de arquitectos que iban en animada conversación de temas de urbanismo, que pensé por suerte que hay gente que se ocupa de todos los temas de la vida en comunidad, pues yo con ellos, pasé de largo.
Si podríamos habitar ciudades como ... (se me borró de aquí para adelante)


1 comentario:

  1. Anónimo3:46 p.m.

    Jose Manuel Salinas y Lili Reginato.

    Saludos,

    Francisco

    ResponderEliminar