sábado, 3 de noviembre de 2012

Solo a las Aguas de Ramón

Mañana domingo voy al cerro; 8:30 donde siempre.

El viernes me escapé solo a las Aguas de Ramón. Llegué y me llamó la atención que el estacionamiento estaba a punto de llenarse y había cola frente a una mesa donde se pagaba y uno se inscribía.

la cola en la entrada
Arremetí con fuerza cerro arriba, en esa primera parte que pasa un pequeño puente de madera, donde la pendiente es de franco acenso. Iba gente adelante y gente que me seguía. Eso me pone de inmediato en la dinámica de la competencia. Curioso no?

dos adelante
El pasto está frondoso y en partes tira a cerrar un poco el camino. Las lluvias y el sol son el santo remedio para todos los males de la vegetación de estos parajes.
Aparte de que estamos en primavera y las flores abundan.

el río abajo
El trayecto es bastante plano después del primer tramo, con pequeñas subidas y bajadas hasta llegar al lugar de descanso o picnic a orillas del río, con cascadas e instalación de baños públicos.

Mucha gente, la que noté más en la bajada, pues iba contra el transito, que en la subida, que iba a la par con la corriente del momento.

flores en la ruta
Seguí más allá de la zona de pic-nic anterior, subiendo hasta un bello mirador y poco más allá, el cruce del río; subí aguas arriba y me instalé en lo que se podría llamar una pequeña playa solitaria. Ahí descansé y tomé agua en abundancia de la que llevaba.

en el  sector de picnic
cartel en el sector de picnic
Le tomé un video al agua del estero en movimiento, que fue para mi un relajo contemplar.


La vuelta fue consciente del verdor y florido de la naturaleza, el abundante canto de pájaros, y los grupos de personas que venían en sentido contrario, con muchas parejas, familias y grupos de jóvenes. Mucha gente.

Llegué temprano a mi casa para ducharme y partir con mi mujer e hija a almorzar adonde Doña Tina al Arrayán. Excelente inicio de viernes.

hasta aquí llegué, hasta el cruce del río

No hay comentarios.:

Publicar un comentario